Un total de 120 agentes de la policía de Santa Fe y penitenciarios fueron detenidos en el último año como consecuencia de investigaciones judiciales por distintos delitos, muchas de ellas originadas por llamados anónimos, informó este lunes el Gobierno provincial.

Las detenciones fueron concretadas por la Agencia de Control Policial del Ministerio de Seguridad provincial, ex Asuntos Internos, en 68 allanamientos efectuados por orden del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El informe señala que las causas judiciales que involucran a esos agentes, entre los que hay también retirados, son por robos calificados, incumplimiento a los deberes de funcionario público, homicidio calificado y exacciones ilegales, entre otros.

La Agencia de Control Policial cuenta con dos delegaciones radicadas en Santa Fe y Rosario, dos subdelegaciones en las ciudades de Reconquista y Venado Tuerto y se prevé una nueva sede en la ciudad de Rafaela.

En los últimos 12 meses, el organismo recibió 754 denuncias, de las cuales 173 fueron recibidas en la línea gratuita 0800-444-3583, que luego derivaron en los allanamientos, detenciones y secuestros de armas de fuego, dispositivos informáticos y documentación.

Esa línea telefónica es exclusiva para que la ciudadanía pueda denunciar y aportar información sobre situaciones inapropiadas o mal desempeño en relación a la conducta policial y garantiza el anonimato y la confidencialidad.