La histórica bajante del río Paraná dejó en Santa Fe un paisaje poco habitual que sorprende a los ciudadanos. La cuenca de la Laguna Setúbal, situada en la capital provincial, ahora permanece con una escasa cantidad de agua y un enorme descampado de tierra barrosa.

Es por eso que muchos santafesinos aprovechan, a pesar de la cuarentena, para acercarse con sus vehículos a realizar deportes “extremos” o simplemente apreciar esta vista atípica. Pero es importante tener en cuenta que el suelo de la zona no está firme y el terreno puede ser un tanto traicionero si no se toman precauciones.

En las últimas horas circuló un video en el que se observa a varios autos y camionetas sin poder salir del barro. El escenario de la grabación es la zona del Chaco Chico, donde quedó una gran superficie de arena y barro por la retracción de la laguna.

Además puede verse un equipo de maquinaria intentando ayudar a los aventureros que no anticiparon la desgracia y debieron pasar algunas horas hasta lograr salir.

2 COMENTARIOS

  1. Les están diciendo que no se metan a boludear en la laguna. La autoridad? Controles?

Comments are closed.