“Soy Dios” declaró el imputado por el accidente en B° María Selva

El kinesiólogo de 37 años declaró ante la Justicia luego del accidente que le costó la vida a Francisco Sueldo de 11 años. Su discurso contó de dos partes totalmente extremas.

Este miércoles al mediodía fue la audiencia imputativa al hombre de 37 años acusado de chocar a gran velocidad a otro vehículo en el que viajaba un niño de 11 años que perdió la vida.

En dicha audiencia, el acusado y su defensa buscaron poner en duda el estado psiquiátrico del kinesiólogo de 37 años quien tiene antecedentes de tratamiento médico.

En su relato, el imputado -identificado con las iniciales F. L. explicó que iba a bordo de su automóvil, un Toyota Etios, por Ángel Casanello “a alta velocidad porque iba persiguiendo a un auto que lo había empujado desde atrás”.

“Cuando sigo lo embisto en la parte de atrás lo que generó un deslizamiento del auto hacia el lado derecho que dio contra una vivienda”, explicó. A su vez agregó que cuando salió del coche se “asomó para ver si había alguien herido”.

Después indicó que cuando no vio a nadie dentro del vehículo que chocó se fue hasta la esquina. En ese momento se hizo un silencio prolongado en la sala hasta que retomó su versión y dijo que caminó “suavemente”.

“En un segundo me atacaron cerca de doscientas personas con ladrillos, palos y paragolpes de autos”, dijo y luego se paró en la sala para levantarse el buzo y mostrar una herida en la zona de la cadera. “Me liquidaron, me tiraron adoquines en la cabeza”, llegó a contar.

Hasta ese momento el relato de Lascurain fue “coherente” y “ajustado” a los hechos. Sin embargo, su discurso cambió y empezó a contar irrealidades y cuestiones insólitas. Por ejemplo, aclaró que los supuestos atacantes no le pudieron hacer nada más por que tiene “cabeza de acero y huesos de hierro”.

Luego explicó que fue hasta su casa, se desnudó y acostó boca abajo hasta que la policía lo buscó y lo arrestó. “No recuerdo otras partes del hecho más allá de eso porque después fuimos de una Comisaría a otra y realizamos trámites”, sostuvo.

Pero a lo último, su discurso cambió completamente y terminó sosteniendo: “Yo le quiero comentar que soy Dios”. Los insólitos dichos fueron cortados por su abogado. “Yo soy Dios padre”, volvió a repetir.



 

DEJA UNA RESPUESTA