El Gobierno de Santa Fe implementó un censo obligatorio para todo el personal de la Policía de la provincia con el objetivo de conocer la opinión y las necesidades de los agentes que componen la fuerza.

El relevamiento, que se realiza de manera virtual y debe ser respondido antes del 16 de noviembre próximo, “indaga sobre la instrucción recibida durante la carrera policial, el funcionamiento general de la Institución Policial, las condiciones socioeconómicas y la composición familiar del personal y las condiciones laborales”.

Así lo precisó el Ejecutivo santafesino a través de un comunicado de prensa, en el que detalló que el censo también contiene preguntas acerca de las experiencias de los policías ante posibles situaciones que hacen al riesgo de la actividad, la importancia asignada a su arma reglamentaria para el desarrollo de su trabajo y la posibilidad de utilizar armas no letales para el cumplimiento de sus funciones.

Además, pregunta qué piensan los agentes respecto de los cambios institucionales y las reformas en materia de seguridad que se dieron en la provincia en los últimos años, y sobre ciertas problemáticas sociales que afectan a la comunidad en general.

El censo contiene un módulo específico dirigido a las mujeres, sobre las tareas de cuidado, la lactancia, los estereotipos de género dentro la policía, la asignación de funciones y tareas por género y sobre situaciones de abuso sexual.

También se buscan rescatar las percepciones de las mujeres policías del trato recibido por sus compañeros y superiores varones, así como el impacto o importancia que ha adquirido la violencia de género dentro del marco general de situaciones y problemáticas con las que trabaja la policía y el rol de las Comisarías de la Mujer en tal abordaje.

El censo es online y obligatorio y llega a través de un link editable a la casilla de correo electrónico de cada policía, que debe ingresar con su identificación, en tanto la información personal queda encriptada para el momento de la triangulación final de los datos.

“El objetivo principal es poder detectar las opiniones generales de los efectivos, no conocer la identidad de quién responde”, indicaron desde la Gobernación.