Apenas iban unos minutos de partido pero ya habían pasado varias cosas: la primera es que Banfield había hecho el único gol del partido, a los 16 del primer tiempo. La segunda, que volvieron a caer bombas de estruendo, esta vez en la popular sur.

Fueron dos explosiones que alertaron a todos los que estaban en el Brigadier López, pero que incluso desde la cabina de transmisión oficial se hizo referencia. Luego hubo algunos disparos de balas de goma: todos los conflictos fueron en la parte trasera del estadio, fuera de las instalaciones de Colón y no pasaron a mayores.

Ver más: Comesaña: “Banfield dio un espectáculo vergonzoso”

Sin embargo, a todos se les vino a la mente al partido del sabalero frente a Vélez de abril del 2018, cuando la barra brava hizo suspender un encuentro a los 22 minutos del primer tiempo al tirar al campo de juego varias bombas de estruendo. La oportunidad era la misma: Colón empezaba una nueva Copa Sudamericana y los barras querían ir. Ahora el rojinegro está a punto de empezar un nuevo certamen internacional, pero al menos no se debió interrumpir el encuentro.

Colón perdió 1 a 0 con Banfield, en lo que fue la primera victoria de Hernán Crespo como entrenador del Taladro. Perdió un invicto de ocho partidos de local y no logra salir de la zona baja de la Superliga.



2 COMENTARIOS

  1. Es verdad fueron fuegos artificiales..apenas 2 y casi ni se vieron…los que tiran los chicos…ya hablan pavadas.

  2. No eran bombas de estruendo dejen de inventar boludeces como siempre eran fuegos artificiales y los tiraron desde afuera solo dos!

Comments are closed.