“Somos inocentes, no quisimos matarlo”: Las palabras de uno de los rugbiers

A pesar de que durante la audiencia los acusados podían usar su derecho a hablar, solo uno de ellos hizo uso de la palabra.

El crimen de Fernando Báez Sosa suma un nuevo capitulo cada día y los testimonios de los rugbiers, hasta el momento, no hacen más que indignar a una sociedad que sigue de cerca el caso. Ahora, uno de los ocho rugbiers detenidos dijo: “Somos todos inocentes, no quisimos matarlo”.

El juez de garantías de Villa Gesell resolverá este viernes si mantiene o no en prisión a los rugbiers acusados del asesinato de Fernando a la salida del boliche.

En la audiencia realizada este jueves, la que la fiscal Verónica Zamboni sostuvo su planteo de pedir la prisión para ocho jóvenes de Zárate, la querella planteó elementos para justificar su reclamo de que se sumen los agravantes de “placer” y “alevosía” a la calificación de homicidio, mientras que la defensa solicitó el beneficio de la prisión domiciliaria para los rugbiers.

A pesar de que durante la audiencia los acusados podían usar su derecho a hablar, solo uno de ellos, según expresó el abogado Fabián Améndola, hizo uso de la palabra. “Somos todos inocentes. Ninguno de nosotros quiso que pasara lo que pasó. No quisimos matarlo”, dijo Matías Benicelli, acusado de ser partícipe necesario del crimen, en representación del grupo. A la salida, sus padres tuvieron que regresar corriendo a sus autos, mientras vecinos convocados gritaban “asesinos”.

La defensa, a cargo de Hugo Tomei, atacó pruebas presentadas por la fiscal, como las ruedas de reconocimientos que complicaron fuertemente a Máximo Thomsen, acusado de ser uno de los autores materiales del homicidio junto a Ciro Pertossi.

También pidió la anulación del pedido de preventiva porque los imputados “no habrían entendido el hecho” y usó un argumento insólito para reclamar la prisión domiciliaria.

“Fundó eso porque entiende que no los puede defender por la presión mediática. Hizo responsable a la prensa de lo que manifestó que era una presión que ellos no toleraban y en función de eso pidió que se acordara un arresto domiciliario. Que a su criterio sería la medida a partir de la cual ellos podían empezar a defenderse. No tiene ningún sustento el argumento para nosotros. Que el caso tenga una difusión mediática no influye en que ellos tengan perfectamente a su alcance todas las medidas para su defensa”, aseguró Améndola en declaraciones televisivas.

1 COMENTARIO

  1. LAMENTABLEMENTE ESTOS CHICOS NO TIENEN CEREBRO O NO SE DAN CUENTA QUE UNA PATADA EN LA CABEZA PUEDE SER MORTAL? SI NO LO QUERIAN MATAR PARA QUE LO AGARRAN ENTRE DIEZ AHORA LES VA A TOCAR A ELLOS EN LA CARCEL TIENEN QUE PAGAR POR LO QUEHICIERON NI MAS NI MENOS

DEJA UNA RESPUESTA