A Eduardo Domínguez lo une un buen pasado y un excelente presente con los hinchas de Colón, por eso la pregunta empezó a dar vueltas entre los hinchas: ¿el Barba se queda o se va? Con este entrenador al mando, el Sabalero logró clasificar a dos copas internacionales de manera consecutiva y meter una racha histórica de partidos ganados al hilo. Pero en la actualidad sigue demostrando que la roja y negra le sienta bien: en el inicio de la Copa de la Liga ganó los tres partidos que disputó. Nada mal.

Domínguez tiene contrato hasta julio, por lo que su negociación debe empezar a realizarse en breve. En Colón apuestan a convencerlo de que continúe como entrenador, pero hay cosas por resolver.

Esta semana, el representante de Eduardo Domínguez, Juan Berros, estuvo reunido con la dirigencia Sabalera, quienes le manifestaron la intención de renovarle en el club por un año y medio. El DT se siente tan cómodo en Santa Fe que no lo ve con malos ojos. Eso sí, la primera condición es que cancelen la deuda que el club mantiene con él y su cuerpo técnico.

Hace una semana atrás, en la previa del encuentro con San Lorenzo, en la transmisión oficial le preguntaron por su continuidad: “Acá estoy cómodo. Y sé que el presidente también”. Y continuó: “Es una linda ciudad, es un lindo club para hacerlo crecer y llevarlo a donde debe estar”.

La complicación para Colón está en que Domínguez tiene algunas ofertas sobre la mesa. La primera es de Huracán, que quiere llevarlo a toda costa. La segunda, del exterior, difícil de equiparar en cuanto a lo que pueden pagar afuera de Argentina.

Por lo pronto, Domínguez sigue concentrado en Colón, que tiene un arranque de año que ilusiona a los hinchas: es puntero en su zona y quiere ir por más.