En la jornada del sábado, una niña de un año y cuatro meses de edad falleció producto de las severas lesiones que le ocasionó en la cabeza la caída de un ropero.

Según la información policial, la menor fue trasladada desde la localidad vecina de Coronda hasta el hospital de Niños, donde se la diagnosticó con traumatismo de cráneo grave.

Desafortunadamente su estado era tan crítico que falleció a los pocos minutos.

El fiscal en turno Dr. Cecchini, dado a la situación, aconsejó realizar una autopsia de la menor fallecida, solicitando los peritos de AIC al domicilio y medico, como así la colaboración a los fines de recibirles declaración de lo ocurrido a los padres presente en ese momento.