Ocurrió en la noche del miércoles en inmediaciones de una distribuido en barrio Centenario. Allí, un hombre había entrado a robar y escapaba en su bicicleta con el botín de tres cajas de ravioles (unas 50 unidades aproximadamente), un triciclo, una campera y una mochila.

Al ser interceptado por los dos oficiales, estos lo chequearon y para dejarlo en libertad se quedaron con las cajas de pastas.

Luego, subieron la mercadería al patrullero y se fueron. Además de este robo en el cual no intercedieron, no revisaron el lugar, la puerta quedó abierta y otro delincuente entró más tarde y se llevó otras cuatro cajas de ravioles.

Todo quedó registrado en las cámaras de seguridad de las inmediaciones. Por ese motivo, los dueños de la distribuidora realizaron la denuncia, y los dos policías ladrones fueron detenidos en sus viviendas particulares.

Se trata de un sub oficial de unos 32 años y un sub director de unos 50 años.

La investigación es llevada adelante por el fiscal Ezequiel Hernández.