Un jeque árabe fanático de la Argentina regaló comida a los hinchas. 

Miles de argentinos en Qatar se alojan en departamentos llamados Barwa. Dichos departamentos fueron creados exclusivamente para el mundial y conforma una ciudad que se construyó para que diez mil aficionados puedan hospedarse y disfrutar de su compañía durante su estadía. Son edificios que tienen tres pisos y cada uno cuatro posee departamentos, con una cocina con heladera, microondas, pava eléctrica, vajilla y plancha por piso. En los alrededores hay restaurantes, supermercados, casas de cambio, plazas, paradas de colectivo, cafeterías y lo más importante para los argentinos, canchas de fútbol.

Ante esto, los argentinos no dudaron un segundo en conseguir pelotas de fútbol y organizar su propio torneo, donde se irían eliminando fase a fase hasta que llegue un ganador. Así fueron pasando las rondas hasta que “Los hinchas de San Lorenzo” lograron el primer puesto del certamen amateur y gritaron campeón en tierras árabes.

La particularidad se vivió cuando la mayoría de los argentinos presentes se encontraban juntos cantando y disfrutando del mediodía Qatarí. En ese momento un jeque árabe llegó en su camioneta con muchísimos litros de agua y comida para todos los presentes. Su intención era disfrutar y pasar un grato momento con todos los argentinos quienes “transmitían felicidad y alegría”.

Emiliano, mendocino presente en el lugar, manifestó que “a pesar de sus estructuras, dejó que lo subieran a los hombros, lo tiraran para arriba y hasta lo alentaron al rito de “olé, olé, olé, olé, jeque, jeque”.

Gracias al buen accionar de este señor, muchos patriotas pudieron disfrutar de un almuerzo ameno antes del partido crucial que jugará nuestra selección frente a Polonia desde las 16 horas.