El Ministerio de Salud provincial brindó información sobre las situaciones epidemiológicas por las que están atravesando las localidades de Casilda, departamento Caseros, Soldini, departamento Rosario y Pueblo Irigoyen, departamento San Jerónimo.

En ese marco, y luego de evaluar junto a autoridades locales, departamentales y equipos de salud, la cartera sanitaria resolvió que a partir del miércoles 26 del corriente, las ciudades de Casilda y Soldini volverán a Fase 3. Esta modalidad se caracteriza por contar con excepciones provinciales, quedando prohibida la apertura de bares y restaurantes, reuniones familiares, salidas recreativas, caminatas, actividades artísticas y culturales. En tanto que el comercio trabajará con la limitación horaria que se estipula regionalmente.

En tanto, Pueblo Irigoyen retrocederá a Fase 1, donde sólo estará autorizada la apertura de locales con tareas esenciales: venta de alimentos, farmacias, ferreterías, artículos de limpieza y veterinarias. La restricción de la circulación es completa y los vecinos sólo deben adquirir los productos indispensables en comercios barriales, que no impliquen mayores desplazamientos de sus domicilios. Asimismo, las fronteras quedan cerradas para ingreso y egreso, permitiendo el paso de transportes livianos y pesados por rutas alternativas.

Aquí se ha confirmado la aparición de un caso positivo sin nexo claro, con una cantidad importante de contactos, varios de los cuales presentan síntomas y se encuentran actualmente en estudio, lo que hace necesario disponer medidas de contención sanitaria que restrinjan la circulación de personas, a los fines de prevenir otros posibles contagios.