Se fue caminando a su casa, tras chocar y matar a un nene

Así lo afirmó un testigo: el conductor se bajó del vehículo, quiso pelearse con los presentes y luego caminó hacia Aristóbulo del valle para llegar hasta su casa.

Un fuerte accidente dejó un saldo trágico en la noche del lunes en Santa Fe, en pleno corazón del barrio María Selva. Un hombre, que manejaba un Toyota Etios, embistió a un Chevrolet Corsa donde iba un menor, en el asiento trasero que murió a causa del accidente.

Sucedió a las 20:30, una hora donde había muchos vecinos en la calle que oficiaron de testigos. “ “Hace 14 años que trabajo en el club y vengo pidiendo semáforos y lomos de burro debido a la velocidad que traen los vehículos”, dijo Fabián, empleado de Unión y Progreso. Y agregó: “Muchas veces no pueden parar. Acá hay cientos de chicos que vienen al club y juegan en la puerta. Siempre estamos al borde de la tragedia”. 

El nene viajaba en el auto con su papá y su mamá cuando fueron chocado a toda velocidad: “el ruido fue como una explosión. No podíamos entender lo que estaba ocurriendo. Llegamos y vimos los autos destrozados y en nene en la parte trasera”, continuó su relato Fabián por la radio LT10.

Pero la sorpresa más grande llegaría luego. Ya que, según palabras del testigo, el conductor “bajó sacado” y “quería pelear con todos los que estaban en el lugar”, mientras pedía que lo dejen ir a su casa.

“En ese momento entre los que estábamos acá nos dividimos el trabajo. Algunos atendíamos a las personas que estaban adentro del auto mientras que otros trataban de agarrar al conductor del Toyota Etios. Se escapaba. No lo podían parar. Antes de llegar a Aristóbulo del Valle, logran pararlo nuevamente, pero también logra evadirse y se mete dentro de un negocio que es de su familia”, completó Fabién.

Fuera de sí, el conductor no se quedó a asistir a las víctimas ni a prestar ningún tipo de colaboración luego del accidente. Se fue caminando a su casa, como si nada hubiera pasado.