En 2017, el Lole Reutemann habló de su muerte. Cambiemos llevaba dos años en el Gobierno pero aún no hacía pie. Por eso necesitaban que todos sus dirigentes hagan campaña y que los legisladores hicieran la fuerza suficiente en ambas cámaras para que la oposición no los pasara por encima.

Sin embargo, Carlos Lole Reutemann seguía complicado de salud. Hacía más de 150 días que estaba en Estados Unidos, donde había sido operado para extirparle un tumor en el hígado y se recuperaba para volver a sus funciones, aunque una parte de Cambiemos lo presionaba para que renuncie y deje su banca a alguien más del partido.

Por eso, apenas pudo, habló con la prensa. En una entrevista con Radio Mitre, hecha en marzo de ese 2017, fue irónico con aquellos que lo daban por muerto: “Tenía un tumor en el hígado. Afortunadamente estaba encapsulado. Tuve una operación muy larga. Algunos daban vueltas alrededor del féretro ya… Otros me daban vueltas alrededor de la banca”, disparó.

El ex gobernador y corredor de Fórmula 1 seguía haciendo referencia a la herencia recibida del kirchnerismo, pero también era crítico con el Presidente: “Macri debería haber sido mucho más duro en lo que le dejaron, poner las cartas sobre la mesa”, dijo en la misma entrevista. Y agregó: “En el justicialismo, cuando se produce una derrota, alguien se tiene que hacer cargo. En eso es implacable. El vestuario del justicialismo es muy lindo cuando uno gana. Pero cuando pierde, te lo regalo”.

Carlos Reutemann fue llevado a terapia intensiva

El actual senador, Carlos Reutemann fue internado en un sanatorio privado de la ciudad de Santa Fe donde lo someten a una serie de estudios médicos programados.

Reutemann había sido internado el miércoles por la tarde y el jueves fue pasado a terapia intensiva del mismo efector privado.

Las dolencias que padece serían consecuencia del cáncer de hígado que le detectaron en 2017 y por el cual fue operado y realizó un tratamiento en Estados Unidos.

Allegados al ex gobernador, explicaron en los últimos tiempos que, luego de aquella operación, su salud quedó “deteriorada” y que le dejó como secuela “impedimentos físicos”.

El propio Reutemann había informado en abril de 2017 sobre la intervención a la que fue sometido en Nueva York: “Tenía un tumor en el hígado. Fue una cirugía muy larga de 6 o 7 horas y estuve tres meses para cicatrizar”.