En esta imagen de archivo, el futbolista brasileño Dani Alves escucha una pregunta durante una conferencia de prensa antes de un partido del Grupo G del Mundial de Qatar entre Brasil y Camerún, en Doha, Qatar, el 1 de diciembre de 2022. (AP Foto/Andre Penner, archivo)

Desde el viernes, el futbolista Dani Alves permanece preso en una cárcel de Barcelona por una presunta agresión sexual a una mujer de 23 años en una discoteca de esa ciudad. El ex jugador de Barcelona, Juventus y PSG, entre otros clubes, y que recientemente fue echado de Pumas UNAM, está en prisión condicional sin fianza e incomunicado. Si bien, prestó declaraciones ante la jueza, las contradicciones de su alegato y el tiempo de evaluación lo mantienen entre rejas.

Este lunes por la mañana se supo que fue trasladado del centro penitenciario Brians 1 a Brians 2, que dispone de celdas individuales con ducha privada. Se trata de una prisión con presos comunes pero también se alojan allí algunos reclusos preventivos, con un promedio de 80 internos por módulo, mientras que en Brians 1 hay unos 200 por cada uno. Con este cambio, la Justicia evita la filtración de cualquier tipo de imagen de Alves dentro de la prisión. Y el objetivo es “garantizar mejor la seguridad y la convivencia”.

Se pudieron saber algunos detalles de sus primeros días en prisión; señalan que el jugador se encuentra en estado de shock, sin comer -solo algunos bocados de fruta- y apenas unos sorbos de agua. Además se mantiene incomunicado, ya que le quitaron su teléfono y no recuerda los números de ninguno de sus seres queridos.

Fuentes del departamento español -cita el diario El País- señalan que no se registró ninguna amenaza contra la integridad física de Alves, pero que la presencia de una estrella del fútbol mundial puede llegar a alterar el funcionamiento del módulo en el que se encuentre. Cuanto más pequeño sea el módulo, insisten esas fuentes, más fácil será que la vida en la cárcel siga su curso normal. El defensor fue recibido en el departamento de ingresos de Brians 2, donde será visitado por los profesionales del centro, que decidirán el módulo en el que permanecerá.

Además, según medios españoles, la jueza decretó prisión condicional para el futbolista, al considerar que presenta un elevado riesgo de fuga, dadas sus capacidades económicas y que reside fuera de España. Además, la magistrada razonó que Brasil no tiene convenios de extradición con España, lo que incrementa el riesgo de que el deportista intente huir de la justicia española y refugiarse en su país de origen.

Según informó Cadena SER de España, Alves solicitó volver a declarar ante la jueza después de, como trascendió, haber dado tres versiones distintas de lo sucedido aquella noche. El jugador nacido en Juazeiro en un principio fue citado y relató tres escenarios: primero dijo que no conocía a la chica a la que presuntamente agredió sexualmente, posteriormente comentó que sí, que la había visto pero que no pasó nada, y por último afirmó que fue ella la que se le tiró encima. Además, dijo haber entrado y salido del baño donde pudo suceder el crimen, pero las cámaras de seguridad detectaron que estuvo más tiempo dentro.

Solo resta saber si el Juzgado acepta o decide esperar. Tras la primera declaración del futbolista, la representante del caso en el juzgado de instrucción número 15 aceptó la petición de la Fiscalía y la denunciante y decidió enviar al ahora ex Pumas a la cárcel, con prisión provisional y sin fianza. Esto debido a que consideraron un gran riesgo de fuga, por su capacidad económica y que reside en el exterior.

¿Qué sucedió y cómo sigue la causa?
Dani Alves se encuentra en prisión preventiva por presuntamente agredir sexualmente a una mujer en la discoteca Sutton el 30 de diciembre. La víctima, quien dijo en su declaración que no pretende recibir compensación económica alguna si Dani Alves es condenado, y el jugador han presentado sus declaraciones ante la jueza pero las del jugador fueron contradictorias.

Es por eso, que el jugador esta buscando cambiar de estrategia y de abogado. Hasta ahora, la defensa de Alves sigue en manos de Miraida Wilson, pero ya estuvo en contacto con otros abogados especializados. En su primera declaración el jugador incurrió en distintas contradicciones durante su declaración. En un principio dijo que no conocía a la joven, pero posteriormente afirmó que la relación fue consentida.

En un primer momento, Alves reconoció que la noche del 30 de diciembre estuvo en la discoteca Sutton de Barcelona. Según esa versión suya, esa noche en el VIP del lugar él abrió la puerta del baño y, accidentalmente, se encontró con la víctima en el interior. Pero el viernes, en su declaración, cambió lo que había manifestado y mantuvo, que lo que ocurrió fue consentido.

Sin embargo, este fin de semana, la prensa española supo que las grabaciones de las cámaras de seguridad de la discoteca Sutton, no concuerdan con ese relato y, además, muestran que Alves y la víctima estuvieron dentro de ese baño alrededor de 15 minutos, un tiempo incompatible con lo relatado por Alves.

El apoyo de Joana Sanz, su mujer
Joana Sanz, la esposa de Dani Aleves, Mostró por intermedio de sus redes sociales su apoyo incondicional hacía su marido. La pareja, se conoció en 2016 a través de unos amigos en común y se casaron un año más tarde. Ella, contó una vez que se conoció la denuncia dio un mensaje de apoyo y describió el momento de tristeza por el que está atravezando.

Fuente: La Nación

DEJA UNA RESPUESTA