Dady Brieva explicó su exabrupto del 12 O, la última marcha contra el Gobierno, cuando dijo que tenía ganas “de agarrar un camión y jugar al bowling con la gente”.

Por esa desafortunada frase fue denunciado penalmente y se ganó la reprimenda de gran parte de la sociedad. Sin embargo, el humorista de Midachi insistió con la frase, aunque intentó minimizarla: “No se bancan una joda. Esta es una radio en la que siempre hemos jugado. Esto es un chiste”, dijo en El Destape, el medio donde tiene su programa de radio y sucedió todo esto. “Ya tengo mis zapatos y tengo mis bolas”, dijo otra vez con humor referido a jugar al bowling de manera irónica.

El actor santafesino culpó, en cierta manera, a dirigentes opositores que “fogonearon” la denuncia en su contra: “A mí me ha pasado sesenta veces esto. Es un ejercicio sísmico. Tiran, tiran todos juntos, hacen denuncias penales. Nada que no sea más que la continuidad de lo que han hecho en estos cuatro años”.

Y apuntó contra medios poderosos que levantaron la noticia: “Clarín quedó descolocado cuando, con esta cosa omnipotente de decir lo que se les canta las pelotas, se les pasó lo que hicieron con Cristina de dar la dirección e incitar realmente la violencia, porque contra Cristina es realmente incitar a la violencia. Ellos no salieron en contra mío ahora, lo mandan al culata Infobae. Yo los conozco a los Orozco, son ocho los monos”, dijo parafraseando el tema de León Gieco y que participó del videoclip.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA