En el paddock de Barcelona los monitores, como es tradición, muestran el tablero de tiempos, pero en cuanto se apagan los motores el discurso se mueve rápidamente sobre una pregunta: ¿irás a Melbourne?

El problema es en realidad de mayor alcance, y concierne a las tres primeras carreras del calendario 2020 de la Fórmula 1, pero por el momento la urgencia sigue siendo Australia.

Hoy por la tarde, una vez que la actividad de la pista termine, habrá una reunión en la que se verán los diez directores de equipo, Chase Carey (Liberty) y un representante de la FIA alrededor de una mesa.

La situación no es fácil de manejar, porque la Fórmula 1 sólo podrá actuar como mediadora en esta coyuntura, sin poder tomar decisiones que son responsabilidad de los gobiernos y las autoridades locales. En el orden del día figura el problema relacionado con la entrada en Australia de los titulares de pasaportes italianos o japoneses, situación que, entre otras cosas, evoluciona constantemente.

Los equipos quieren evitar el riesgo de encontrarse con personal atrapado en el aeropuerto de Melbourne o en las escalas previstas en el plan de vuelo australiano, pero obviamente ni Liberty ni la FIA pueden ofrecer las garantías necesarias para que esto no suceda.

Según cuenta el sitio Motorsport, en este momento la situación también es compleja en Bahréin, carrera del calendario que se disputará siete días después de Melbourne.

Los equipos de Fórmula 2 partieron hoy a Manama, donde las pruebas de la categoría de desarrollo están programadas del 1 al 3 de marzo. Todo el personal con pasaporte italiano fue bloqueado durante mucho tiempo en las aduanas y aeropuertos y, sólo después de varias horas, llegó el visto bueno para el embarque.

Todo ello mientras, según las comunicaciones oficiales, se anuncia el cierre de las fronteras de Bahrein para los ciudadanos de 12 países, entre ellos Italia.

La reunión de esta noche tratará de dar un poco de certeza sobre una situación compleja, que por el momento no ve ninguna deserción (aparte del aplazamiento de la fecha para el GP de China), pero tampoco ofrece muchas certezas sobre las carreras que preceden a la “primera” europea prevista para el 3 de mayo en el circuito de Zandvoort.