Después del 30 de junio, el plantel de Primera División de Unión sufrió una gran depuración. Con Juan Manuel Azconzábal como técnico, el Tatengue inició la búsqueda de un marcador central, un lateral por la izquierda, dos volantes y uno o dos delanteros. Unión perdió a atacantes de jerarquía como Mazzola y Bou, por lo que salió al mercado por un centrodelantero.

El Vasco le apuntó directamente a Sebastián Ribas como refuerzo para la zona de ataque y la dirigencia Rojiblanca acompañó. El jugador optó por quedarse en Rosario a pasar la cuarentena y le habría dado el visto bueno a su representante, Roberto Sanjuan, para negociar con el Tate.

Leer más: Azconzábal llamó a Bebe Acosta para que se sume a Unión

De esta manera el club de Santa Fe comenzó a charlar con Lanús, quien sólo dejará partir al delantero por un importante préstamo o una venta. Sin embargo, en las últimas horas apareció un competir para Unión. Rosario Central, donde Ribas se desempeñó en la última temporada, buscaría retenerlo. Su contrato con el Canalla terminó el 30 de junio, pero desde el club de Arroyito estarían dispuestos a negociar su continuidad.

Pero pese a quien le pese la última palabra la tendrá Lanús, quien evaluará la oferta económica más grande y conveniente para ellos.