Se trata de Jorge Alberto “kaki” Muñoz, quien estaba acompañado por otro santafesino identificado como J. A. M, a bordo de una Renault Kangoo cuando fueron atacados en la ciudad de Rosario, en Arévalo y Provincias Unidas, barrio Belgrano.

Los hombres se habían acercado al lugar con la idea de comprar un vehículo, ya que allí funciona un galpón de venta de automóviles.

Quien fuera jefe de la barra sabalera fue alcanzado por varios disparos y se encontraba con pronóstico grave. Trascendió que Muñoz y su compañero llevaban una importante suma de dinero, en pesos y dólares.

Muñoz, de 47 años , estuvo al frente de la barra de Colón cuando los hermanos Nano y Quique Leiva eran los máximos referentes. El panorama cambió a fines de 2013, luego del crimen de Walter González Montaner en un bar de la ciudad de Santa Fe. Los tres fueron a prisión pero luego dos recuperaron la libertad.