En Colón se viven días complicados. El Sabalero no viene teniendo un buen presente deportivo y el objetivo de volver a clasificar a una copa internacional quedó olvidado. Ahora con Pablo Lavallén como entrenador comienza una nueva etapa en el club.

Al parecer a la institución sabalera estaría volviendo la calma, pero no se puede pasar por alto el peligroso suceso que vivió un dirigente. Horacio Darrás fue atacado en su domicilio particular con bombas de estruendo.

El pasado lunes, luego de que se conocieran los desafortunados dichos de Julio Comesaña, cayeron dos explosivos en la casa de Darrás. Por fortuna no hubo ningún herido ni perdidas materiales, por lo que el vicepresidente tercero de Colón no radicó la denuncia.

1 COMENTARIO

Comments are closed.