Colón hace días celebró sus 114 años con unas 60 mil personas en las inmediaciones de su club. Mientras que hoy, 10 de mayo, se cumplen 55 años de uno de los hitos más grandes de la historia Sabalera.

Hacía 1964 la cancha de Colón ya tenía fama de ser un campo difícil. Los grandes equipos de fútbol caían en aquel estadio de un Sabalero con figuras humildes, pero llenas de hambre de gloria. Un 10 de mayo, el Santos de Brasil visitaba la Argentina y ya había vencido a Boca y River. Justo aquel día pasó por Santa Fe y se cruzó con el equipo de barrio Centenario.

El Santos de Brasil tenía a una gran figura, alguien que con los años pasaría a la historia del fútbol mundial. Edson Arantes do Nascimento, más conocido como Pelé. Muchos ya firmaban la caída por goleada de Colón en su propia cancha.

Cuando comenzó a rodar la pelota, el primero en ponerse en ventaja fue el conjunto brasilero. A los 37 minutos con gol de Pelé, el marcador apuntaba a un vencedor. Pero Colón hizo lo inesperado: dio vuelta el resultado y terminó ganando por 2 a 1 con goles de Fernando López y de Demetrio Gómez. Aquel Santos bicampeón de América y de la Copa Intercontinental también cayó en el Brigadier Estanislao López.

Desde allí se apodó al estadio como el “Cementerio de los Elefantes”, aquel lugar donde los grandes del fútbol venían a perder con Colón de Santa Fe. Muchos cuentan que desde el club brasilero buscaron una revancha en su tierra, con gastos pagos para toda la delegación Sabalera, pero la historia ya estaba escrita.

 

2 COMENTARIOS

Comments are closed.