El Colegio de Bioquímicos de la provincia de Santa Fe pidió que se prohíba la venta de forma libre en farmacias del test de detección rápida de coronavirus.

El producto de origen chino, con una efectividad del 96,8 por ciento, se conoce como Immunobio. Fue habilitado para la venta en farmacias por parte de la Anmat y desde la semana pasada se consigue en Rosario, a partir de los 2.400 pesos.

Sin embargo, los profesionales bioquímicos alertaron sobre el riesgo de comercializar ese test a particulares de forma directa y señalaron que se diluyen los controles y la confianza sobre los resultados.

Sandra Alvarez, secretaria de la Segunda Circunscripción del Colegio, explicó a El Tres que la muestra debe recogerse “desde cavidad nasal hacia la nasofaringe” y es similar a un hisopado que debe realizar un profesional.

“Hay que tener conocimiento de anatomía. El test depende de la cantidad de muestra que se saque y una cosa es sacar en la zona de la nariz y otra es la nasofaringe, que es donde se deposita el virus”, afirmó.

Alvarez también advirtió por test “mal hechos” que pueden derivar en “falsos positivos o falsos negativos” y señaló que “todo test debe tener un control” que al pasar por manos de particulares se pierde.

“No queremos que sea de venta libre. La persona que lo compra puede ir a un laboratorio con su test y el profesional no sabe si es verdadero o si está bien controlado, lo que nosotros llamamos la trazabilidad”, apuntó y explicó que el mismo pedido se hizo y prosperó en otras cuatros provincias.

DEJA UNA RESPUESTA