La ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, mostró su preocupación por el aumento y la velocidad de los contagios de coronavirus en la provincia, donde “en esta segunda ola los contagios crecen con mayor rapidez que en la primera”.

Si bien se mostró optimista respecto a la provisión de los elementos, la capacidad de respuesta sanitaria y la superación del factor sorpresa de los momentos de iniciada la pandemia, remarcó: “Hoy lo que nos preocupa es el cansancio de nuestro personal de salud, que nunca cesó de trabajar, y la agresividad de las nuevas cepas”.

Martorano explicó que actualmente se utilizan dos indicadores para monitorear la situación: Razón e Incidencia. La primera se da cuando el cociente (resultado de dividir) entre el número de casos confirmados acumulados en los últimos 14 días y el número de casos confirmados acumulados en las dos semanas previas, sea superior a 1,20 (es decir, que los casos aumenten un 20 por ciento de una quincena a la otra). En tanto, la incidencia se da cuando el número de casos confirmados acumulados de los últimos 14 días por 100 mil habitantes, sea superior a 150.

“En estos momentos Rosario está en la zona roja”, puntualizó la ministra, quien indicó que es el “momento para hacer un corte acotado, con principio y fin, además de tratar de bajar la circulación y continuar con la vacunación. Ayer Rosario registró 616 casos de los 1712 que hubo en toda la provincia.

Martorano señaló, en tanto, que el objetivo ahora será aumentar la cantidad de hisopados y tener una fuerte intervención territorial.