La capital francesa atraviesa un complicado momento por el fuerte incremento de contagios de coronavirus registrado en los últimos días. Por lo tanto las autoridades anticiparon que a partir del próximo lunes, podrían entrar en alerta máxima sanitaria.

El encargado de dar la noticia fue el ministro de Salud, Olivier Véran. Quien detalló que tanto París, como su periferia, un territorio donde viven casi 7 millones de personas, “superaron los tres umbrales que corresponden a la zona de alerta máxima“.

El funcionario explicó además que si se mantiene esa tendencia, “no tendríamos más remedio que poner París y los suburbios en alerta máxima a partir del lunes”.

Hasta ahora sólo la ciudad de Marsella, la segunda del país, y la isla caribeña de Guadalupe se encontraban en alerta máxima, lo que llevó al cierre de bares y restaurantes, lo que podría ocurrir también con los lugares públicos como museos y cines, a menos que se apliquen estrictas medidas de seguridad.

Estar en fase de alerta máxima implica el cierre total de bares y restaurantes y de todos los establecimientos que reciben público salvo si se aplica un protocolo sanitario estricto. Por ese mismo motivo, lugares culturales como teatros, museos y cines están exentos porque respetan la normativa.

Además de París, otras cinco ciudades -Lille, Lyon, Grenoble, Toulouse y Saint-Etienne – también podrían ser puestas en alerta máxima la próxima semana.

Según las autoridades de salud, el número de contagios por cada 100.000 habitantes en París aumentó a 259, por encima del umbral de alerta de 250.

Y entre el 30% y el 35% de las camas de cuidados intensivos están ocupadas, por encima del nivel crítico del 30%.