Un trágico accidente se registró este lunes por la noche en la ciudad de México cuando un puente del subte se desplomó. En el lugar murieron al menos 23 personas y 70 resultaron heridas.

“Lamentablemente son 23 los fallecidos, uno de ellos en un hospital”, dijo este martes a periodistas la alcaldesa de la capital mexicana, Claudia Sheinbaum. “Entre las víctimas hay menores de edad”, indicó.

Según trascendió, un total de 65 personas reciben atención en hospitales y otros pocos tuvieron lesiones leves y no necesitaron atención médica.

Sheinbaum indicó que el siniestro se produjo al vencerse una viga del viaducto a la altura de la estación Olivos, a las 22.25 locales. La estructura se desplomó sobre los autos que circulaban en la avenida Tláhuac, según las imágenes de las cámaras de seguridad públicas que captaron el momento del derrumbe. Una persona salió con vida de un auto que quedó atrapado bajo los escombros, informó la alcaldesa.

La alcaldesa pidió “no especular y esperar a los peritajes para saber qué ocurrió”, pero garantizó que se realizaría una investigación “profunda” para deslindar responsabilidades. “Si es necesario un peritaje externo, también se realizará”, señaló. Después se informó que la operación de la línea 12 se suspendería por completo y como transporte alternativo para los capitalinos se ofrecerían casi 500 autobuses. La avenida sobre la que ocurrió el accidente también permanece cerrada.

“Sólo escuchamos un fuerte tronido y todo se vino abajo”, contó una joven sobreviviente, Mariana, al diario El Universal. Según dijo, viajaban mucha gente a pesar de la hora. “Había muchas personas paradas y sentadas en el vagón y cuando se vino abajo el Metro, salimos volando y nos pegamos contra el techo”