Tras analizar una semana completa de la situación epidemiológica en la provincia, el sábado por la mañana el gobernador Omar Perotti y la ministra de Salud, Sonia Martorano, hicieron anuncios sobre nuevas restricciones. En el discurso, que duró 10 minutos, aseguraron que debían cerrar actividades recreativas: “el funcionamiento de clubes, gimnasios, fútbol 5 y actividades afines así como actividades religiosas en espacios cerrados”.

Sin embargo, la medida que se iba a realizar para el departamento La Capital y otros 13 del centro y sur de la provincia generó dudas, sobre todo por los clubes que estaban trabajando bajo protocolos y sólo en modo prácticas, es decir sin disputar encuentros contra otros equipos.

“No cerramos ni en pedo”, dijo el presidente de un tradicional club santafesino. “Lo que estamos viendo es que continuamos más o menos como veníamos, ajustando un poco más los protocolos de entrenamiento. Pero lo que en un primer momento se decía de cerrar los clubes es imposible”, agregó.

Sin embargo, todavía estaban viendo qué repercusiones había y, sobre todo, esperando instrucciones de la municipalidad de Santa Fe para saber cómo debían continuar.

“En estos 14 departamentos que están en alto riesgo se suspenden las actividades que tienen que ver con lo recreativo. Es decir, el funcionamiento de clubes, gimnasios y fútbol 5”, es lo que había dicho Martorano en su alocución. Sin embargo, van a intentar que no sea así.

Por otro lado, el gobernador anunció el regreso a la presencialidad plena de clases en la provincia. Los departamentos Rosario y San Lorenzo habían sido llevados a la virtualidad por una semana, pero desde este lunes volverán a las escuelas en los niveles iniciales y primarios.