El cargamento fue recibido por el secretario de Salud de la provincia, Jorge Prieto, en compañía del director del hospital Cullen, Juan Pablo Poletti.

Al respecto, Prieto señaló que “con la llegada del segundo componente, esto garantiza y da una seguridad a todos aquellos que accedieron a aplicarse la vacuna”.

Poletti contó que entre los trabajadores de la salud se había generado una expectativa, luego de la vacunación con la primera dosis que se inició el 29 de diciembre pasado.

“Estábamos todos expectantes porque lleguen las segundas dosis, para completar la inmunización del plantel y que puedan trabajar más tranquilos, para seguir dándole batalla al Covid”, añadió el médico.

Fuentes sanitarias añadieron que en el hospital se realizaron 850 inoculaciones con la primera dosis de la vacuna rusa, con lo cual restan llegar a ese efector 350 unidades del segundo componente.

En concreto, 500 dosis llegaron al hospital Cullen y al Cemafe. Mientras que el hospital de Niños y el Nuevo Iturraspe recibieron 200 dosis cada uno, y 100 el viejo Iturraspe.