Jorge Lanata es el periodista más amado y más odiado del país. Sus palabras son dagas: lo fueron para el kirchnerismo, pero también lo son para el macrismo. Por eso sus frases resonaron con fuerza: “Macri no es un líder político, es un líder empresario sin querés, es muy prudente, el cree que no hay que correr la linea de lo que la gente quiere”.

También criticó lo que él considera un avance tenue de la Justicia sobre las causas de corrupción K: ”Seria coherente que se hablara de protección a (el ex ministro K) Julio de Vido, que hizo obra pública con gente muy vinculada al gobierno actual”.

Cuando fue consultado sobre qué políticos reivindicaba, Jorge Lanata elogió a María Eugenia Vidal y chicaneó al referirse al ex gobernador Daniel Scioli: “Me gusta para el ministerio de Vedettes”.

Al hablar sobre su vida personal, dijo que se siente “un sobreviviente en muchos sentidos”, que “la guita siempre” se la “reventó” y que si lo insultan por cuestiones políticas en la calle le responde: “Si me molesta yo lo puteo al que me puteó”.