El pasado 23 de enero, mediante el decreto 52/2017, el Presidente Mauricio Macri hacía oficial la eliminación de los Feriados “Puentes” en el nuevo cronograma. El mismo determinaba que sólo habría 16 feriados, sacando todos aquellos días no laborables que se habían ido implementando en el último gobierno.

“Los feriados nacionales cuyas fechas coincidan con los martes y miércoles serán trasladados al lunes anterior. Los que coincidan con los jueves y viernes serán trasladados al lunes siguiente”, era publicado en dicho Boletín Oficial.

Los feriados inamovibles sólo serían los correspondientes al 1° de enero, lunes y martes de Carnaval, Viernes Santo, 1° de mayo, 25 de mayo, 9 de julio, 8 de diciembre y 25 de diciembre.

Dicha decisión tuvo muchas repercusiones y críticas, sobre todo desde el sector turístico –mayor beneficiario de los feriados puentes o fin de semanas largos-, pero también se los sectores defensores de los Derechos Humanos, como son las Madres de Plaza de Mayo.

Por lo tanto, mediante un nuevo  decreto se expresó  “Que el referido Decreto N° 52/17 desde ningún punto de vista ha buscado desconocer el valor simbólico e histórico de los feriados nacionales. Por el contrario, fue dictado en la inteligencia de que un buen ejercicio de memoria es el trabajo pedagógico en las escuelas mediante el cual se conmemore con recursos educativos estos hitos históricos”. Y “Que, teniendo en consideración lo expresado precedentemente, resulta procedente sustituir el artículo 4° del ya citado Decreto N° 1584/10, modificado por su similar N° 52/17, incorporando al listado de los feriados exceptuados de ser trasladados los correspondientes a los días 24 de marzo, 2 de abril y 20 de junio”.