Un hombre de 59 años que padecía coronavirus falleció este viernes en un centro de salud privado de Neuquén. El hombre, que presentaba un grave cuadro de salud, se convirtió en la víctima número 13 del COVID-19 en Argentina.

Se trata de Alejandro Pasarelli, un reconocido médico que había regresado de un viaje por Italia y España el 13 de marzo. Al día siguiente debió ser internado con un crítico estado respiratorio.

Lo curioso es que el primer test realizado dio negativo, motivo por el cual el caso fue descartado el 17 de marzo. Sin embargo, ante la presencia del cuadro decidieron realizar una segunda muestra, aspirado traqueal. Finalmente, esta prueba del Instituto Malbrán confirmó la presencia del virus.

La noticia fue confirmada por Cecilia, hermana de la víctima, a través de un emotivo posteo en las redes sociales. “QEPD hermanito, no tengo consuelo”, escribió en su cuenta de Facebook.

Pasarelli se convirtió en la primera muerte por el brote que registra la provincia de Río Negro.

Las edades de las víctimas mortales conocidas hasta ahora -el primer fallecimiento ocurrió el 7 de marzo- comprenden de los 53 a los 89 años.

Según el Ministerio de Salud, hasta el momento la mayoría de los 589 casos totales son importados, mientras que se detecta transmisión local en conglomerados y se identifica el inicio de transmisión comunitaria en Buenos Aires y su populoso cinturón urbano y en Chaco.