El papa Francisco les envió una carta escrita de puño y letra a los trabajadores de la Sala de Quemados del Hospital José María Cullen de la ciudad de Santa Fe, que hace unos días cumplió 50 años desde su creación.

La carta del Papa llegó al principal hospital de la capital provincial a través de un sacerdote de la orden de los jesuitas.

“En el cincuentenario de la Sala de Quemados del Hospital Cullen de Santa Fe, saludo y doy mi bendición al personal que prestó y presta servicios en ella”, comienza el breve texto, fechado en el Vaticano en julio de 2020.

Y continúa: “Rezo por ustedes y, por favor, no se olviden de rezar por mí. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. Fraternalmente: Francisco”.

Un saludo especial para nuestra querida Sala de Quemados con motivo de su cincuentenario."En el cincuentenario de la…

Publiée par Comunidad Hospital Cullen sur Vendredi 31 juillet 2020