El partido de Unión frente a Argentinos estaba a pedir de Leo Madelón: el Tate iba ganando 1 a 0 y la visita empezaba a atacarlo y dejarle algunos huecos, como le gusta al DT.

Por eso Walter Bou tuvo la chance de partir sólo desde mitad de cancha. Iban 15 minutos del segundo tiempo y su gol hubiese significado la tranquilidad para el conjunto rojiblanco.

El delantero adelantó la pelota, pero pudo tocarla para un costado cuando salió el arquero de la visita, Luca Chavez. Lo eludió con cierta dificultad a él y luego a un defensor. Pero cuando quedó sólo con el arco le pegó con violencia y la pelota se fue por arriba del travesaño. ¡Insólito!

Mirá el blooper que será, sin dudas, uno de los más anecdóticos del año: