Sale de memoria, como se recitaban de corrido las viejas formaciones del fútbol argentino. En la actualidad parece un privilegio utilizar a los mismos once jugadores en cuatro partidos. En lo que va de la Superliga, “Leo” no tuvo que realizar modificaciones durante la semana.

También ayuda el factor suerte al no tener lesionados, ni suspendidos. Pero, la realidad indica que los resultados y el rendimiento acompañan en un arranque que promete. De esta manera, se cumple el antiguo refrán de “equipo que gana no se toca”.

Si se le pregunta a los hinchas rojiblancos, ¿cómo sale el tate a la cancha?, la mayoría responde rápido, a lo sumo alguno puede llegar a dudar con los apellidos de los refuerzos, pero ya saben quiénes son los elegidos de Madelón.

La última vez que un equipo de Unión se mantuvo con los mismos nombres durante varios partidos, fue en aquel subcampeonato del 79. El entrenador, Reynaldo Volken, pudo sostener a los once jugadores en nueve encuentros.

Treinta y ocho años después, esto ocurre en las cuatro primeras fechas de la Superliga. Los protagonistas del 79, todavía llevan cinco partidos de ventaja en este paragón.

Los que jugaron la famosa final contra River fueron: Nery Pumpido, Hugo López, Carlos Mazzoni, Pablo Cárdenas, Oscar Reghenardt, Mario Alberto, Roberto Telch, Héctor Pitarch, Arsenio Ribecca, Fernando Alí y Juan Gerónimo Paz.