El juez federal Julián Ercolini elevó a juicio oral y público la causa “Hotesur”, en el que, entre otros, están procesados la senadora Cristina Kirchner y sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner, por supuesto lavado de dinero y asociación ilícita.

También van a juicio oral los procesados Romina Mercado, hija de la gobernadora Alicia Kirchner; el empresario inmobiliario Osvaldo Sanfelice; el contador Víctor Manzanares; Adrián Berni, César Andrés, Ricardo Albornoz, Edith Gelves, Patricio Arandia, Emilio Martín, Jorge Bringas, Julio Mendoza, Martín Jacobs, Alejandro Ruiz y Oscar Leiva.

En el auto de elevación a juicio, Ercolini atribuyó a los procesados haber formado parte de “un complejo entramado societario” que se puso en marcha “para poner en circulación en el mercado parte de las ganancias obtenidas como consecuencia de la defraudación al Estado”.

Según el sumario, los ex presidentes Fernández y su cónyuge Néstor Kirchner (fallecido) recibieron por parte de Báez dinero “a través del negocio hotelero bajo cierta apariencia de legitimidad”. De tal manera los fondos percibidos podían ser declarados ante el fisco y la Oficina Anticorrupción (OA), ocultando su verdadero origen.