Un hombre de 27 años identificado como Juan Cruz Gambini fue condenado a prisión perpetua por el homicidio de Julio Oscar Mariano Cabal, cometido en 2019 en la ciudad de Santa Fe. Así fue resuelto por unanimidad por un tribunal integrado por los jueces Jorge Patrizi (presidente), José Luis García Troiano y Susana Luna en el marco de un juicio oral y público que finalizó hoy en los tribunales de la capital provincial.

Los magistrados hicieron lugar a las calificaciones legales y al monto de la pena que solicitó la Fiscalía de Homicidios, unidad fiscal que tuvo a su cargo la investigación de los hechos ilícitos. En tal sentido, Gambini fue condenado como autor de los delitos de homicidio doblemente calificado: por haber sido cometido con un arma de fuego y por haber sido perpetrado por no haber logrado su propósito de robo (criminis causa). Además, la pena se le impuso por la autoría de los delitos de tentativa de robo calificado (por el empleo de arma de fuego) y amenazas calificadas.

Todas las pruebas

“Si bien aguardaremos los fundamentos del tribunal, estamos conformes con lo resuelto”, valoró la fiscal Ana Laura Gioria, quien –junto con el fiscal Gonzalo Iglesias– representó al MPA en el debate oral. “Los jueces entendieron que Gambini debía ser condenado por la misma calificación legal que le atribuimos desde la Fiscalía”, agregó.

Gioria hizo hincapié en “las pruebas que logramos traer al juicio” y remarcó que “fueron determinantes todas las pruebas y la forma en la que pudimos plasmar la relación entre ellas”.

“La pericia de ADN realizada en el material genético que había en una gorra que se le cayó al condenado en el negocio; las imágenes captadas por las cámaras de seguridad tanto antes como después del homicidio; las declaraciones de los testigos y, fundamentalmente, lo que dijo un testigo de identidad reservada; la pericia balística; los datos de la moto que usó el condenado, permitieron dar la certeza necesaria para que el tribunal resuelva de la manera en la que lo hizo”, afirmó la fiscal.

Gorra

Una de las pruebas que llevó la Fiscalía al debate fue la pericia de ADN que se hizo en una gorra que tenía puesta el condenado al llegar al local comercial. “Desde un primer momento supimos y siempre estuvo fuera de duda que pertenecía a Gambini”, sostuvo la fiscal.

“En la gorra se encontró material genético que, tal como explicó la perito a cargo de la prueba, era del linaje paterno del condenado”, agregó.

Recorrido

Gioria también brindó precisiones acerca del recorrido que hizo el condenado para llegar al negocio y cuando huyó del lugar. “A partir de lo relatado por el testigo de identidad reservada y por lo registrado por las cámaras de seguridad, pudimos comprobar que Gambini fue al negocio de Cabal en una moto, desde el oeste por calle Mendoza”, explicó. “Las cámaras lo captaron en Mendoza al 3.4000 y en Mendoza al 3.100”, añadió.

“Estaba vestido de forma muy particular: tenía un pantalón oscuro con una franja blanca al costado, un buzo deportivo y la gorra que fue analizada”, puntualizó la fiscal.

En relación a la huida de Gambini, la fiscal explicó que “las últimas imágenes que lo captan son cuando iba circulando sin la gorra que había perdido en el negocio” y concluyó que “lo muestran circulando por calle Salta, a tres o cuatro cuadras al oeste de Avenida Freyre”

Disparos

El homicidio de Cabal fue cometido alrededor de las 13:15 del martes 17 de septiembre de 2019 en una fiambrería ubicada en Urquiza al 2.200. En ese momento, la víctima estaba atendiendo el negocio, que era propiedad de su familia.

“En el juicio quedó probado que Gambini estacionó la moto entre dos autos en la puerta del negocio, entró armado, increpó y le apuntó con un arma de fuego a Cabal y a la empleada del local, les ordenó que se tiren al piso e intentó acceder al sector en el que estaba la caja del comercio”, relató Gioria.

La representante del MPA añadió que “Cabal opuso algún tipo de resistencia que motivó los disparos de arma de fuego. Gambini se fue en la moto, pasó el semáforo en rojo de Urquiza y Salta y se dirigió por Salta hacia el oeste”.

Uno de los proyectiles impactó en el tórax de Cabal y provocó su muerte horas más tarde en el hospital José María Cullen de la ciudad de Santa Fe.

Amenazas

En relación a la condena por amenazas, Gioria explicó que “fueron cometidas el lunes 30 de abril de 2018 en horas de la siesta en perjuicio de una mujer que estaba con su nieta menor de edad en Pasaje Cervantes al 4.200 de la capital provincial”.

“Gambini le exhibió un arma de fuego a la víctima y le dijo que si lo volvía a mirar, la iba a matar”, concluyó la fiscal.

 

DEJA UNA RESPUESTA