Dos personas que estaban a bordo del crucero en cuarentena, Diamond Princess, murieron a causa del coronavirus. Las victimas son un hombre de 87 años y una mujer de 84, ambos de nacionalidad japonesa y con complicaciones de salud previas.

Mientras tanto, centenares de pasajeros comenzaron a abandonar el barco tras dar negativo en los test pertinentes.

En el barco, que estuvo aislado desde el 3 de febrero, viajaban en total ocho argentinos, de los cuales uno resultó infectado y permanece internado en recuperación en un hospital japonés.

A bordo del Diamond Princess había unos 3.700 pasajeros cuando se decretó su aislamiento, y algo menos de dos mil de ellos siguen a bordo a la espera de conocer los resultados de sus test médicos, por lo que el número total de contagios puede aumentar.