Un brasileño desató el alerta en todo latinoamérica luego de que se confirmara su contagio de coronavirus. Pero la preocupación fue aún mayor tras conocerse que, al regresar de Italia, el hombre realizó una fiesta para 30 personas en la que se encontraban sus familiares y amigos.

La noticia fue informada por el Ministro de Salud brasileño, Luiz Mandetta, quien dijo que las personas que participaron de la reunión familiar, están bajo seguimiento médico por temor a que se hayan contagiado el virus.

El ciudadano brasileño está en su casa de San Pablo pero en situación de aislamiento. “Está confirmado y ahora pasamos a una nueva fase de un plan de mitigación de la enfermedad”, sostuvo en esta jornada Mandetta durante una conferencia de prensa.