El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, comunicó este jueves que 4 de los 29 millones casos de COVID-19 confirmados en el mundo los han sufrido trabajadores de la salud y subrayó que en algunos países ese porcentaje llega a ser del 35%.

En la mayoría de los países los trabajadores sanitarios no representan más del 2 o el 3 por ciento de la población total, por lo que las cifras muestran el alto riesgo que estos trabajadores enfrentan en la actual pandemia, en la que miles de ellos han perdido la vida.

“La pandemia nos ha recordado a todos el papel fundamental que desempeñan los trabajadores de la salud para aliviar el sufrimiento y tener vidas seguras. Ningún país, hospital o clínica puede mantener seguros a sus pacientes a menos que mantenga seguros a sus trabajadores de salud”, sealó Ghebreyesus en una carta publicada este jueves con motivo del Día Mundial de la Seguridad del Paciente.

La declaración pide entre otras cosas el desarrollo de programas nacionales para la protección de estos empleados, medidas legales para garantizar una “tolerancia cero” en los ataques a profesionales del sector, o mejor acceso de éstos a servicios de apoyo psicológico.