Con gran parte del plantel contagiado de Covid, River hizo un pedido a Conmebol: para disputar el partido contra Independiente Santa Fe por Copa Libertadores no tiene arqueros para poner, necesitaba incluir alguno. Pero la organización le negó la solicitud.

Ahora, Marcelo Gallardo tendrá que improvisar con lo que tiene: por ejemplo, poner a Milton Casco de arquero.

Para tener un antecedente sobre cuándo River tuvo que improvisar con un jugador de campo en el arco hay que retroceder al 2002. Claro, en aquella ocasión fue por una expulsión al final del encuentro, no como en este caso que Casco tendrá que estar 90 minutos bajo los tres palos.

En el clausura 2002, River se enfrentaba a Racing en el Monumental y le ganaba 1 a 0. Sobre el final, en medio de una revuelta generalizada, Ángel Comizzo fue expulsado por una patada a Maciel.

No tenía más cambios, por lo tanto un jugador debió agarrar el buzo de Comizzo y ponérselo. “Cavenaghi lo hacía en los entrenamientos. Ramón Díaz decía que Ayala vaya al arco. Pero Demichelis va”, contaba el relator.

Por suerte para el defensor, no debió intervenir. Estevez la tocó y Úbeda le pegó al arco, pero rebotó en la barrera.