Carrió, al borde del quiebre: “Perdí la confianza en el Presidente”

La explosiva diputada estuvo más dura que nunca contra Macri. Dijo que está “desilusionada” con el mandatario y quedó a un paso de romper con el oficialismo.

Elisa Carrió no tiene reparos en decir lo que piensa. Pero esta vez sorprendió por la dureza de sus declaraciones, que la dejan al borde del rompimiento con Cambiemos. “Perdí la confianza en el Presidente”, dijo en un momento frágil del oficialismo. Es la primera vez que la explosiva diputada le apunta directamente a Mauricio Macri en sus críticas.

“Lilita” dijo que se siente “desilusionada” con el mandatario, en diálogo con el diario La Nación desde Corrientes, donde se encontraba presentando un libro. “Se rompió el pacto contra la impunidad” que tenía con él”, repitió, aunque dijo que va a “garantizar la gobernabilidad”, que no se va a ir de Cambiemos y que ella no es como el exvicepresidente Carlos “Chacho” Álvarez. Pero habrá que ver cómo son tomados sus dichos en el oficialismo, donde justamente están peleando contra la desilusión de muchos votantes para llegar con vida a las elecciones del 2019.

La gota que rebalsó el vaso para Carrió fue el desplazamiento de tres funcionarios de la AFIP, cuya continuidad ella había reclamado por su activa participación en investigaciones de corrupción contra figuras como Lázaro Báez.

Según La Nación, la hipótesis que plantea Carrió es muy delicada. Atribuye a la AFIP falta de voluntad para contribuir con el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli en la investigación de los cuadernos de las coimas, con el fin de proteger a la familia del Presidente. “Toda la información de Iecsa (la empresa que dirigía Ángelo Calcaterra, primo de Macri) no se la dan a Bonadio”, disparó la líder de la Coalición Cívica, aunque no responsabiliza al titular del ente recaudador, Leandro Cuccioli, que según ella “es un chico bárbaro”, sino a directivas políticas superiores.

Carrió se había reunido con Cuccioli a principio de la semana y había pedido no remover a Horacio Castagnola, Jaime Mecikovsky y Carlos Bo. Pero Cuccioli se juntó con Macri anteayer y los tres funcionarios quedaron afuera. Para Carrió, es la demostración de que Macri tomó la decisión.

Esa decisión contraria a su pedido no fue la primera piedra en la semana. Tras los dichos del ministro de Justicia, Germán Garavano, sobre que Cristina Kirchner no debía ir presa, la diputada estalló. Y sintió que desde el Gobierno no la acompañaron como quería. “Garavano hace lo que le dice Marcos Peña”, sentenció.

“Lilita” también sintió la falta de apoyo en su intento de asumir en el Congreso en la comisión bicameral de Control del Ministerio Público. Para ella está todo encadenado y ve una intencionalidad detrás que une a un ala del Gobierno con el peronismo y un sector de la Justicia.

Tan tensa está la cosa, que la diputada le contó a La Nación que Macri la hizo llamar durante el fin de semana y ella eligió no atenderlo: “Tres veces me llamó Anita, su secretaria. Pero yo no tengo más nada que decir. La decisión de actuar, o no, es de Macri”, aseguró.