Valentín Tisocco, tiene ocho años y vive en Mocoretá, una zona rural de Corrientes. En marzo pasado comenzó a cursar tercer grado en la Escuela rural “Justo José de Urquiza”, sin embargo, debido a la pandemia -al igual que todos los niños del país- ya no pudo concurrir.

Pero pese a esta situación, el niño realizó una acción que se viralizó. Se trata de un video en el que todos los días iza y arría la bandera argentina en el patio de su casa.

Una ceremonia que Valentín decidió realizar para no extrañar tanto la escuela. Para ello, colocó una madera que en cada jornada -desde el pasado 9 de julio- oficia de mástil.

“Estábamos haciendo un trabajito para la Feria de Ciencias y la maestra nos pidió que le saquemos a los nenes fotos con el guardapolvo y Valentín me pidió: ‘¡Mami, sacame foto con la bandera para mandarle a la seño!’… pero lo filmé con la idea de mandarle el video a su querida seño. Y ella se lo pasó a la directora que después lo subió a la página de Facebook de la escuela y ahí se empezó a viralizar de a poco”, relató Claudia.

Tras lo cual, acotó: “Como mamá me generó mucha emoción la decisión que tomó y el que lo haya hecho solo. Pero también me genera un poco de angustia notar cómo extraña la escuela, porque después de que armó la primera banderita, esa que ató a un palo, le pregunté por qué lo hizo y me dijo que era porque así siente que está en la escuela. Es un amor de nene, muy inquieto también y extraña mucho estar con los amigos”.