Facundo Farías le hizo a Martín Luciano, de Newell’s, lo mismo que alguna vez le hizo el histórico 10 de Boca al colombiano Mario Yepes, por entonces caudillo de River. Como JR en aquel recordado superclásico de la Copa Libertadores 2000, en la que Boca se consagraría, el delantero de Colón ensayó un lujo exquisito, de espaldas y sobre la línea, para sacarse de encima a su marca: cañazo.

Dejando el contexto de lado, entre las poquísimas diferencias que pueden encontrarse entre una y otra jugada está que el caño de Riquelme a Yepes fue sobre un lateral y éste, sobre la línea de fondo del arco rival. Tras dejar en el camino a Luciano, Farías mandó el centro atrás pero no fue bueno y Colón no pudo aprovecharlo.