Lo ganó metiendo, con entrega y actitud, frente a un rival que vino a proponer desde el arranque. Se sufrió un poco y eso provocó que el festejo de la victoria sea más ruidoso en la avenida.

En el primer minuto le anularon un gol de cabeza al colombiano Gómez Andrade por posición adelantada. El defensor tatengue estaba habilitado, fue un error arbitral. Pese a eso, el equipo rojiblanco continuó sumando esfuerzos para llegar al gol.

La movilidad de Gamba era lo más interesante que mostraba el local, ante el conjunto “tripero” que tuvo dos chances en el minuto 10, donde hizo lucir a Nereo Fernández con una muy buena atajada.

Soldano seguía con su sacrificio de siempre y esta vez tuvo su gran premio. Marcó el gol a los 20 minutos de la primera parte. Gamba desbordó, tiró el centro y el “27” se sacó la “mufa”, puso la cabeza para mandar la pelota a la red.

Después de abrir el marcador, Unión optó por esperar al rival y generar el error de los dirigidos por Soso. Se hizo un partido muy disputado y eso complicó a Gimnasia que no pudo ser claro en el área rival. Tuvo un solo mano a mano, cuando Ibañez definió mal, por arriba del travesaño.

Y así fue resistiendo el elenco rojiblanco, con Soldano “bancando” todo en ofensiva y Gómez Andrade rechazando lo que caía cerca de Nereo. El colombiano se ganó los aplausos en varias oportunidades.

En líneas generales fue un buen partido del equipo dirigido por “Leo”. Se esperaba más de Zabala y Aquino, pero sus compañeros lo supieron contrarrestar con entrega y actitud.

Se sigue notando el sello del entrenador y más aún en los resultados, con dos victorias y un empate. El hincha se siente identificado y lo hizo sentir en las tribunas. Unión sabe de meter, ahora, con el correr de los partidos, tendrá que empezar a jugar más.