El director provincial de Prevención y Seguridad en Espectáculos Deportivos y Eventos Masivos, Marcos Romero, realizó este lunes un balance positivo del operativo policial que se llevó adelante este domingo en el marco de la disputa del clásico de fútbol de la ciudad de Santa Fe entre los clubes Colón y Unión.

“El balance es totalmente positivo y el servicio policial fue de características excelentes”, dijo el funcionario, quien recordó que el operativo “incluyó a 1.000 policías y la comunicación con las autoridades de localidades cercanas a Santa Fe para evitar el paso de hinchas de Colón por Casasol” -el predio ubicado sobre la Ruta Nacional N°19 donde concentró el plantel de Unión-.

Romero también mencionó que “esto salió bien por los dirigentes de ambos clubes, que se han puesto a la altura del evento”, y destacó que el operativo fue exitoso “por el celo de todos los que trabajaron, se tomaron medidas adicionales -como cerrar parte del Fonavi San Jerónimo hacia el lado del estadio, detrás de la tribuna sur-, hicimos una fuerte presencia policial dentro del Fonavi, dentro del barrio Centenario, y el trabajo de la policía fue totalmente proactivo, ahí estuvo el secreto”, reconoció.

En ese sentido agregó que durante los controles se detuvo a una persona con pedido de captura, y consultado por los periodistas respecto de los próximos partidos de Colón, indicó que “vamos a seguir trabajando fuerte” debido a que el miércoles el equipo del sur de la ciudad recibirá a River Plate, “y el 22 tenemos que trasladar la hinchada de Colón a Rosario que juega por la Copa Argentina”.

Respecto del hombre herido de bala en cercanías del estadio, Romero explicó que “fue antes de las 13 horas, cuando la gente ingresa al estadio, que es el momento más complejo del operativo”. El hecho “ocurrió a 100 metros de la Puerta 1, que es un lugar por donde no pasan los hinchas caracterizados del club, y la víctima reconoció al agresor, por lo que descarto que haya sido un problema de hinchas”.