En la tarde del jueves, el presidente argentino Alberto Fernández anunció por cadena nacional que dictó un decreto de necesidad de urgencia que a partir de la cero horas del viernes deberán someterse a un “aislamiento social, preventivo y obligatorio”.

“La Gendarmería, Policía, Prefectura y demás fuerzas controlaran quien circula por la calle” manifestó.

“Seremos implacables contra los que violen la medida”

“Todas las personas deberán quedarse en sus casa”