Un hombre de 36 años cuyas iniciales son CWM quedó en prisión preventiva en el marco de una investigación que encabeza la fiscal Cristina Ferraro por la tentativa de femicidio de la mujer que era su pareja. Así lo dispuso el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Pablo Busaniche, en una audiencia llevada a cabo en la mañana de hoy en los tribunales de la ciudad de Santa Fe.

La fiscal Ferraro le atribuyó al imputado la autoría del delito de tentativa de homicidio calificado por el vínculo y por ser perpetrado por un hombre en contra de una mujer mediando violencia de género (femicidio). Además, la funcionaria del MPA le endilgó la autoría de otros hechos anteriores en perjuicio de la misma víctima por los cuales le imputó la autoría de lesiones leves calificadas (por el vínculo y por ser perpetradas por un hombre en contra de una mujer mediando violencia de género) y amenazas coactivas calificadas.

Violencia física
“La tentativa de femicidio que investigamos fue cometida el pasado viernes minutos después de las 8:00 de la mañana en una vivienda ubicada en calle Cafferatta al 8.500 de la ciudad de Santa Fe”, recordó la fiscal Ferraro.

La funcionaria del MPA relató que “el imputado –que es personal del Servicio Penitenciario de la provincia– ingresó sin autorización a la casa en la que vive la víctima y los cinco hijos menores de edad que tienen en común”. En tal sentido, afirmó que “en un claro contexto de violencia de género, y con el objetivo de darle muerte, el imputado agredió con golpes de puño y con patadas en la cabeza a su expareja. Además, también agarró una botella de vidrio y se la partió en la cabeza”.

“La brutal agresión fue presenciada por una sobrina de la víctima y por los hijos que tuvo la mujer con el imputado, quienes lograron sacar al hombre del lugar, cerrar la puerta con llave y avisar a las autoridades policiales y sanitarias”, detalló Ferraro. “Minutos después, el agresor fue aprehendido por el personal de la fuerza pública que llegó al lugar y la mujer fue trasladada al hospital Iturraspe, donde recibió atención médica”, añadió.

En la audiencia realizada esta mañana, la fiscal sostuvo que “el ataque perpetrado por el hombre investigado se inscribe en un contexto de violencia de género caracterizado por la violencia física y psicológica en contra de su expareja”. Ferraro remarcó que “su accionar fue motivado en celos generados por una supuesta relación sentimental de la mujer con otro hombre, lo cual se tradujo en una actitud de posesión propia del círculo de violencia psicológica”.

Amenazas
Ferraro también se refirió a los otros delitos atribuidos y dijo que “fueron a raíz de dos hechos ocurridos en mayo de 2019, ambos en un contexto de violencia de género que implicaron violencia física y verbal”.

“Alrededor de las 7:00 de la mañana del sábado 4 de mayo, el imputado agredió a su expareja y a una amiga de ella, a las que les produjo lesiones de carácter leve. Por su parte, horas más tarde, le escribió mensajes a través de la red social WhatsApp en los que la amenazó para que abandone la casa en la que estaba viviendo junto a los hijos de ambos”, expuso la fiscal. También concluyó que “a raíz de estos ilícitos, se había ordenado una exclusión del hogar del imputado y una medida de distancia de 500 metros respecto de su expareja”.