Durante la madrugada de este martes, un grupo de vándalos anónimos realizó pintadas en el cementerio israelita de Santa Fe. Las paredes del lugar amanecieron con cruces esvásticas en el monumento que recuerda a las seis millones de personas víctimas del holocausto judío.

La comunidad denunció que se trató de un total de tres símbolos nazis dibujados. Además, arrojaron pollo, una gallina con el cuello degollado y maíz, entre otras acciones repudiables realizadas por desconocidos.

Las imágenes que, según autoridades de la comunidad israelita, fueron mal dibujadas, se pintaron sobre una pared blanca. Horacio Roitman, presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), afirmó que habrían entrado por el frente y espera que este hecho se esclarezca lo más pronto posible.

“En estos momentos está actuando la policía, por lo que esperemos que se pueda ubicar a los autores de esto y que se los castigue como corresponde”, dijo Roitman, quien reconoció que no es la primera vez que el lugar es víctima de estos ataques.