Este viernes por la mañana se entregó a la Justicia de Paraná el principal sospechoso de asesinar al contador de Gonzalo Calleja, de 39 años. La orden de detención estaba vigente desde el jueves por la tarde cuando se encontró el cuerpo de la victima.

Se trata de Brandon Comas, un joven de 25 años que, de acuerdo con la información que trascendió, cuenta con una serie de antecedentes penales. El abogado del sospechoso, Claudio Beron, aseguró que su cliente no se encontraba en Paraná al momento de la desaparición, sino en Concepción del Uruguay. “Presentaremos la documentación y videos que acrediten que mi cliente se encontraba fuera de la ciudad”, expresó.

Gonzalo Calleja desapareció el miércoles, alrededor de las 16.30, cuando aparentemente iba a realizar una transacción en dólares al barrio 1° de Julio. El jueves se conoció la noticia de que había sido encontrado el cuerpo sin vida en un descampado de calle Montiel casi Juan Báez, en Paraná.

Los fiscales Santiago Alfieri y Mariano Budasoff, junto a integrantes de la División de Investigaciones Criminalística Robo y Hurto de la Policía de Entre Ríos, se dirigieron al lugar constatando que el hombre sin vida era del contador paranaense.

Aunque no están establecidas aún las causas de la muerte de Gonzalo Calleja, todas las miradas apuntan a la compra y venta de dólares, y cierta vinculación al mundo narco.

El director de Investigaciones de la Policía de Entre Ríos, Ángel Ricle, hizo declaraciones ayer a los medios de comunicación presentes en la zona donde fue hallado el cadáver, en Juan Baez al final. La principal sospecha es que Gonzalo Calleja fue asesinado cuando fue a comercializar dólares a Barrio 1° de Julio, que últimamente viene siendo noticia por los constantes hechos de violencia.

El jueves, los amigos de la víctima reconocieron que no era la primera vez que realizaba una venta de dólares, aunque lo que sí llamó la atención fue el monto: se habla de 15.000 dólares.

Calleja, cuya familia es muy querida y reconocida en la ciudad de La Paz, trabajaba y era socio de una empresa constructora de la capital provincial.

También trascendió que ya habría una persona bajo la mirada de los investigadores. La causa está en manos del área de Investigaciones de la Policía que trabaja junto a la División Homicidios y Robos y Hurtos, entre otras reparticiones que están prestando colaboración. La desaparición de Calleja sucedió el miércoles, alrededor de las 16.30, cuando aparentemente iba a realizar una transacción en dólares al barrio 1° de Julio. Los allanamientos ejecutados anoche fueron en casas de sospechosos, algunos vinculados al narcotráfico. Se secuestraron numerosos celulares y elementos que son peritados hoy.

Su auto, un Ford Fiesta, fue encontrado horas más tarde en calle Suipacha y Pringles, zona noreste de la capital entrerriana. Cuando las horas pasaban y la incertidumbre y rumores crecían, cerca de las 15.30 de ayer una mujer que caminaba junto a su hija por calle Montiel casi Báez observó una persona tirada en el ingreso a un predio sembrado con trigo, cerca de una casa quinta cuyo ingreso es por calle Montiel.