Colón derrotó a Racing Club por 2 a 1, en Avellaneda, por la 21ra fecha de la Liga Profesional de Fútbol y comprometió la clasificación de la Academia a la Copa Sudamericana del año próximo.

“Sabíamos que veníamos a un estadio complicado y con historia. Teníamos que hacer un gran trabajo para llevarnos la victoria. Además, había que tener actuaciones individualidades por encima de la media. Creo que fue así. Sobre todo con Leo Burián, con una grandísima actuación. Necesitamos de todos en la medida que el juego lo requiriera y Leo dijo presente. Ferreira y Beltrán hicieron goles también aportando lo suyo. Necesitamos de todos”, expuso inicialmente en conferencia el técnico de Colón, Eduardo Domínguez.

“De acuerdo como se paraba Racing, teníamos dos formas para controlar y al comienzo no lo podíamos hacer. En ese pasaje la figura fue (Iván) Pillud. Estábamos cerrando mucho la cancha cuando no lo ameritaba. No lo estábamos entendiendo y cuando lo hicimos Pillud no pudo gravitar más. Le costó a Racing construir y lo llevamos a donde queríamos. Creo que, sacando esos primeros 15′, fue un partido parejo en el primer tiempo. En el complemento jugamos con la desesperación del rival. Entendimos cómo jugarlo, sobre todo comprendiendo las diferencias de las individualidades. Hay que jugar con eso también. Como equipo, lo supimos controlar en varios momentos. Es vedad que no tuvieron eficacia, además de la gran noche de Leo”, explicó.

 

No conforme con eso, el DT expuso: “Todo influye, el penal nos dio un envión y nos dimos cuenta que Leo estaba en una noche ideal. Nos queda felicitarlo. El penal fue todo intuición. Entonces con el estado de ánimo crecimos. Lo que me gusta del fútbol es que el jugador puede ir en contra de lo que indica el entrenador porque la jugada pedía otra cosa. Saber aprovechar todo. El rival también juega y se debe tener en cuenta. Esto es lo lindo del fútbol”.

En otro tramo de la conferencia, admitió que “tuvimos eficacia y lo supimos aprovechar. Racing también, pero no se le dio. Colón entendió los momentos, supo sufrir y después atacar. Tuvimos cuatro bajas importantes y nos adaptamos igual, porque somos un equipo. Hay que ser pacientes en todo. El triunfo termina siendo por una sumatoria de cosas. Creo igual que podemos estar mejor. Confiamos en los que entran y lo están haciendo bien”, acotó.

En el final, por primera vez hizo mención a la final del Trofeo de Campeones: “Estamos en la cuenta regresiva. En junio ya sabíamos que teníamos una final en diciembre y teníamos que aprender a convivir tras ser campeones. Por muchos momentos fue complejo y estamos a menos de un mes. Nos estamos preparando y la queremos ganar, pero no podemos pensarlo una semana antes, sino de mucho antes. Para llegar con chances tenemos que finalizar con un envión anímico, donde también estará el clásico“.

DEJA UNA RESPUESTA