En la mañana de hoy, el Intendente José Corral hizo pública la iniciativa de realizar controles de narcolemia (drogas). Se trata de un proyecto presentado por la Concejal Mariela Banglini que consiste en sumar el control de consumos de drogas a los habituales controles de alcoholemia que se realizan en la ciudad.

“Estamos incorporando tecnología para dar más seguridad en el tránsito”, aseguró el Intendente y destacó que “Los controles son muy importantes porque generan cultura de prevención”. En las estadísticas, Santa Fe es la segunda provincia en el ranking con mayores muertes por accidentes de tránsito, y señaló que con los controles de alcoholemia, “en los últimos años se logró bajar esos registros. Según los últimos datos, entre 2014 y 2015 han bajado aproximadamente un 20%. De 52 víctimas que tuvimos en 2014, tuvimos 41 fatales en 2015”.

El procedimiento consiste en un dispositivo médico denominado Draguer Drugst Test 5000 STK, que el conductor deberá  colocar en el interior de la boca para tomar una muestra de saliva que posteriormente será analizada mediante reactivos, para determinar si posee sustancias no permitidas. Luego de unos minutos, un monitor mostrará los resultados obtenidos, y existirá la posibilidad de imprimir un ticket con los detalles del resultado. Este dispositivo permite identificar el consumo de sustancias como THC Tetrahidrocanabinol (marihuana); OPI Opiáceos (morfina); COC Cocaína (cocaína); BZO Benzodiacepina (diazepan); AMP Anfetamina (dextroanfetamina); y MET Metanfetamina (D-metanfetamina).

La “pipeta” que detecta si el conductor consumió drogas.

En cuanto a las sanciones, al igual que un resultado positivo en un control de alcoholemia, al conductor se le retendrá el vehículo, se le realizará un acta de infracción y luego tendrá una multa por parte del Tribunal de Faltas. Además, no podrá manejar entre 15 y 45 días, tiempo en el cual se le retirará el carnet de conducir.

Este proyecto ya fue realizado en otras ciudades del país, como Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Bahía Blanca, Rosario y Córdoba. Y la inversión en el equipamiento le demandó a la Provincia un total de $ 171.476, teniendo el kit a utilizar en cada control un costo de $ 1.100.