A las 20.51, Jorge Lagna dejó la sede de Gobierno de la Provincia en Rosario y se encontró de frente con periodistas. Fue la primera vez que dijo que sería el nuevo ministro, más allá de los fuertes rumores que se escuchaban desde la tarde en Santa Fe.

“Fue una reunión de trabajo, como otras tantas”, dijo sobre el encuentro que había tenido momentos antes con Saín. Y agregó: “Marcelo presentó la renuncia, siente que ha cumplido su cometido. El señor gobernador me invitó a este desafío que es muy grande en mi carrera política: he decidido aceptarlo. Tenemos un gran equipo. Hay que revertir las situaciones de inseguridad que se están dando”.

Lagna ya estaba trabajando dentro del equipo de Seguridad, aunque ahora tendrá la difícil tarea de comandarlo: “Yo me acoplé muy bien al equipo de trabajo de Marcelo, tenemos hasta una corriente de afecto con el equipo. Yo siempre he trabajado en la política santafesina, los aspectos técnicos los tengo bien cubiertos”, dijo. Y completó ante los micrófonos de Rosario Tres: “A mi me tocará la dura tarea de trabajar con distintos sectores políticos. Intendentes, ONGs para juntos mejorar la situación de los vecinos”.

Sobre la situación de los vecinos, sostuvo: “Estamos viviendo un momento duro en argentina con la pandemia, el crecimiento de la pobreza. Estoy muy convencido, por eso he aceptado, de que tenemos equipo y una decisión férrea de Perotti de encarar la inseguridad”.

En cuanto a la situación de Santa Fe, Lagna agregó: “Hay un problema crónico con la narcoviolencia. Hay que trabajar más en la prevención en los hechos virulentos que está viviendo la sociedad. No podemos ofrecer soluciones mágicas. Hemos recibido una policía corta en números”.

“A los 60 años este cargo no me lo esperaba”, dijo sobre su situación personal. Lagna será presentado como ministro en la tarde de este viernes.